Uncategorized

Panda 4×4, cuya principal novedad radica en la incorporación de un sistema de tracción a las cuatro ruedas, acompañado de una mayor altura al suelo, cambios en el bastidor y una imagen más agresiva.

Fiat Panda 4X4 1.2 Climbing

Por dentro y por fuera

El salpicadero del Panda 4×4 no muestra cambios, con respecto al modelo -normal-. Mantiene un diseño bastante atractivo, una calidad suficiente para un coche de este precio y una correcta ubicación de todos los mandos, a excepción del que acciona los retrovisores eléctricos -opcionales por 105 — situado entre los asientos delanteros. El interior del Panda 4×4 está bien aprovechado: cuatro adultos viajan cómodamente, aunque detrás se echa en falta algo más de espacio para las piernas. El Panda 4×4 puede ser más práctico si pagas: Por 235 -, se puede disponer de una banqueta trasera deslizante, que permite ampliar la capacidad del maletero hasta 236 litros.

 
La distancia al suelo se ha incrementado de 130 a 165 mm, gracias al aumento de altura de la suspensión y a la inclusión de unos neumáticos de mayor tamaño-185/65 R14-. Estos últimos son de tipo mixto -están reforzados para circular por campo-, aunque no permiten montar cadenas de nieve -sí se puede con los neumáticos 165/70, disponibles en opción por 410 euros-.

 
La altura total de la carrocería es de 1,63 metros, incluidas las barras portaequipajes, que son de serie en el acabado Climbing y opcionales en el base -150 euros-. Esto supone cinco cm más que un Panda normal, también equipado con dichas barras. En cuanto a la aerodinámica, el Cx pasa de 0,33 en el Panda -normal- a 0,34 en este 4×4.

 
El paragolpes delantero está ahora presidido por una toma de aire inferior en color negro, es decir, se han eliminado las protecciones contra roces del Panda; a cambio, las molduras laterales son más anchas y se extienden por los pasos de rueda.

Tu eliges, nosotros te lo traemos.

Curiosidades, publicaciones y venta de vehículos.

A %d blogueros les gusta esto: