Uncategorized

El interior del Alfa Romeo Giulia en un primer momento sorprende. Claro, estamos acostumbrados a interiores clásicos italianos, como el de su antecesor, el Alfa 159, repleto de detalles, algo recargado, con un abuso de las formas redondas u ovaladas. El Giulia es radicalmente distinto, parece más el interior de un coche japonés que el de un coche italiano. Eso sí, tiene detalles muy interesantes como el salpicadero forrado en cuero o una generosa pantalla de 8,8 pulgadas perfectamente integrada en el salpicadero y desde la cual se controla el sistema de entretenimiento del coche.

Un coche de Cine.

Prueba Alfa Romeo Giulia diésel: buen comportamiento dinámico

Coloco la palanca de cambios en D y empiezo a rodar (también he probado el manual de seis velocidades con un poco metálico muy deportivo… pero con un tacto algo tosco). Los primeros kilómetros son de autopista y aquí el Giulia se siente estable y sobrado. El ruido de rodadura es perceptible y en general no es el coche más refinado del mundo, ¡ni falta que hace! Cumple de sobras. El sistema DNA de Alfa Romeo permite seleccionar tres modos de conducción: ecológico, normal y deportivo. Debo decir que la diferencia entre uno y otro no es tan sensible como en otros coches, pero bueno, ahí está.

El consumo medio ronda los seis litros a 130 km/h. En Alfa Romeo aseguran que los consumos son de lo mejor de la categoría, gracias especialmente a la buena aerodinámica del conjunto y al peso contenido. Estoy seguro que tras un rodaje apropiado (mi unidad de pruebas apenas supera por poco los 2.000 km), la cifra se puede quedar cerca de los cinco litros sin dificultad. Esta mecánica monta también el sistema de conducción a vela o por inercia: toda ayuda es poca para mejorar los consumos.

Tu eliges, nosotros te lo traemos.

Curiosidades, publicaciones y venta de vehículos.

A %d blogueros les gusta esto: